LA HUELLA DE ITALIA EN TENERIFE

0
350
garachico-tmb

garachico-tmb

Tal y como hemos constatado en artículos anteriores, Italia -a través de las naciones que componían en tiempos del Renacimiento su territorio (Florencia, Venecia, Génova…)- estuvo presente de manera constante y asidua desde los primeros momentos del proceso de conquista y colonización de la isla de Tenerife, en torno a finales del siglo XV y comienzos del XVI.

 

La financiación de ese complejo episodio que fue el poblamiento y primeros pasos de la vida europea en el Archipiélago recayó en gran parte en manos italianas, siendo sus mercaderes y banqueros quienes auspiciaron el germen demográfico insular.

{loadposition adsense-riquadro-articoli-piccolo}Como ejemplo o paradigma de estas aseveraciones dentro del elenco de personajes italianos de aquel entonces sin duda descuella Cristóbal de Ponte, auténtico valedor de la colonización de Tenerife, y a quien se atribuye la fundación de la bellísima localidad norteña de Garachico. Este patricio genovés, nacido en torno a 1447 e hijo del mercader Giovanni Stephano di Ponte, participó activamente en los prolegómenos de la conquista de la isla y suministró abundantes efectos y recursos al Adelantado Alonso Fernández de Lugo -general encargado del proceso militar de sometimiento a los aborígenes guanches-.

La cuantía de la ayuda prestada por este valedor italiano fue de tal calibre que aquel, a cambio de tan inestimable labor, le recompensó con un cuantioso lote de tierras en la comarca conocida como Daute, en la costa noroeste de la isla.

Sus “datas” (nombre que recibe los repartos de bienes inmuebles en aquella época) son de las más antiguas que se conservan -con fecha de julio de 1497, apenas un año después de finalizada la conquista- y alcanzan territorios que, a partir del actual núcleo de Garachico, irradian hasta San Pedro de Daute e Icod de los Vinos. Cristóbal de Ponte fundó, en el seno de sus posesiones, la población que bautizaría como Garachico (fundiendo posiblemente un vocablo guanche como “gara” con una terminación castellana “chico”, acaso haciendo alusión al famoso roque marino de esta localidad), trazando su núcleo inicial, delineando las calles y plazas de su entramado original.

Como hombre emprendedor que era no tardó mucho tiempo, en torno a 1501, en construir, asociándose con los italianos Cosme y Francisco de Riberol -a quienes pidió prestada la respetable cantidad de 400.000 maravedíes-, un productivo “ingenio” de azúcar en aquellas inmediaciones (establecimiento de refinado de la caña de azúcar para su posterior envasado y venta en Europa) y convirtió ese puerto natural en el mejor y de más tráfico de la isla, circunstancias que no cambiaron hasta que fue arrasado este embarcadero por la terrible erupción del volcán de las Arenas Negras en mayo de 1706.

En el ámbito personal sabemos que contrajo esponsales con Ana de Vergara, de familia con raíces en el sur de la Península, con quien tuvo dos hijos, Bartolomé y Pedro (en cuya descendencia figuran los marqueses de Adeje y condes de La Gomera), y que en el año 1524 fundó en Garachico -sobre casas propias- el convento franciscano de Nuestra Señora de los Ángeles que aún se yergue en pie.

Se tiene constancia que en su interior, concretamente en la capilla mayor, llegó a existir una estatua conmemorativa del fundador. La nobleza de origen de Cristóbal de Ponte quedó atestiguada al ser uno de los primeros en ser reconocidos por el Cabildo de la isla de Tenerife de quedar exento de pagar el impuesto de la “sisa” –lo que era una prueba indudable de calidad familiar-, y al vincularse su descendencia con las principales familias nobiliarias de la isla todo ello le ha valido el que sea reconocido bajo el apelativo de “Patriarca de la nobleza canaria”.

Falleció, a edad avanzada, en La Laguna en 1554, siendo sepultado en el convento de San Francisco de dicha localidad –actual convento del Santísimo Cristo lagunero-.

La figura y huella de Cristóbal de Ponte sigue latente en su Garachico del alma, donde se le recuerda con un busto y placas en bronce cerca de la Puerta de Tierra, entrada de aquel puerto que tanto al patricio genovés. Daniel García Pulido, Técnico especialista – ULL Biblioteca General y de Humanidades – Campus de Guajara nelle foto Busto de Cristóbal de Ponte, en Garachico – Escudos familiares en castillo de San Miguel, Garachico – Puerta de Tierra del antiguo puerto de Garachico

LASCIA UN COMMENTO

Per favore inserisci il tuo commento!
Per favore inserisci il tuo nome qui

+ 66 = 72