Encontré un USB y estaba infectado

0

Encontré un USB y estaba infectado

Si vas por la calle y te encuentras un dispositivo USB tirado en suelo, puede que pienses que has tenido mucha suerte, pero puede ser todo lo contrario. Los ciberdelincuentes suelen utilizarlos para infectar a sus víctimas mediante distintos tipos de malware. En este artículo analizaremos este tipo de ataque para aprender a identificarlo y algunas medidas de protección a tener en cuenta. Recuerda que, desde la OSI, ponemos a tu disposición la Línea de Ayuda en Ciberseguridad, 017 para cualquier duda en esta materia.

Muchos somos los que, mientras vamos caminando por la calle, nos hemos encontrado algo por el camino, como una cartera, algunas llaves o un dispositivo de memoria USB o pendrive. Pues bien, estos últimos son uno de los cebos utilizados por los ciberdelincuentes para engañar e infectar con malware los equipos de los usuarios. A este tipo de ataque se conoce como baiting y es más común de lo que creemos. Veámoslo en el siguiente ejemplo:

La madre de la familia acababa de terminar su jornada laboral en la universidad donde trabajaba. Cuando se disponía a entrar en su coche, se percató de que, a los pies de este, junto a la puerta del conductor, había una memoria USB tirada en el suelo. Parecía estar en buen estado y decidió llevársela a su casa puesto que podría ser de algún alumno.

Por la tarde, decidió conectar el dispositivo a su equipo para comprobar su contenido y tratar de averiguar quién podría ser su dueño/a. Nada más conectarlo, el antivirus alertó a nuestra protagonista por medio de una notificación: ¡Alerta! El dispositivo que está tratando de conectar podría ser una amenaza.

Rápidamente, llamó a su hijo para que le ayudase. Le explicó que los dispositivos que encontramos por la calle pueden estar infectados y que conviene no utilizarlos. Por suerte, el antivirus estaba debidamente actualizado y pudo contener la amenaza.

Además, le comentó que podría tratarse de un alumno queriendo infectar el equipo de su profesora intencionadamente para tratar de conseguir las preguntas de un examen o cambiar su nota, por poner algunos ejemplos, mediante la instalación de algún malware. ¡Qué casualidad que estuviese justo caído a la altura de la puerta del piloto del coche!

Por suerte para nuestra protagonista el incidente no fue a más. Pero, ¿qué habría pasado si no tuviese su antivirus actualizado? 

¿A qué amenazas nos exponemos?

CONTINUAR LEYENDO > OFICINA DE SEGURIDAD DE INTERNAUTA

Visita il nostro Magazine

LASCIA UN COMMENTO

Per favore inserisci il tuo commento!
Per favore inserisci il tuo nome qui

97 − 89 =