Mindfulness para vivir en el presente

0

Mindfulness para vivir en el presente

Los seres humanos tenemos una capacidad muy interesante, la imaginación.

Nos permite solucionar problemas que a priori parecen irresolubles, llegar a sitios que nadie hubiese pensado alcanzar e imaginar proyectos de vida que nos permitan motivarnos a perseguir dichos objetivos. Pero esta capacidad puede volverse en nuestra contra en muchas ocasiones. Una cebra siente miedo y huye cuando ve un león. Los seres humanos, también. La diferencia es que la cebra se tranquiliza cuando el león desaparece, pero con nosotros, los humanos, pasa algo diferente. Gracias nuestra capacidad de imaginar, podemos seguir teniendo miedo al imaginar que león vuelve. Es decir, dejamos de tener miedo solo cuando ocurre algo, para tener miedo también a algo que ya pasó, y que podría volver a pasar. Y nuestra capacidad de imaginar es tan grande, que podemos llegar a tener miedo de cosas que nunca han pasado. Es decir, el miedo supera las barreras físicas, porque la imaginación no tiene límites, y eso puede hacernos sentir intranquilos gran parte del día, incluso cuando no hay nada que temer.

El “mindfulness” o la atención plena, puede ayudarte. Esta práctica ha sido adaptada de la filosofía oriental por parte del médico Jon Kabat Zin, el cual ha prescindido de todos sus aspectos religiosos y místicos para aprovechar el sentido práctico de esta forma de vida. La práctica del mindfulness tiene como objetivo que aprendamos a anclar nuestra atención en el momento presente de forma consciente. Es decir, nos ayuda a vivir en el presente, el único lugar donde ocurren cosas, ayudándonos a dejar de lado ese futuro lleno de peligros imaginados.

Describir paso por paso como practicar el mindfulness, resultaría en un artículo demasiado largo. Dado que es fácil encontrar instrucciones en internet, te explicaré brevemente en que consiste, para que puedas hacer una idea. Debes sentarte de forma cómoda, con la espalda recta (para facilitar la respiración) y empezar a concentrarte en tu respiración, todo el tiempo que puedas, sin distraerte. No te frustres si pierdes la concentración con facilidad, nos pasa a todos al principio. Simplemente vuelve a concentrarte en la respiración, así una y otra vez. Se trata de “reentrenar” a nuestra cabeza, a nuestra atención, para que la concentración deje de estar en el futuro, y se centre en el presente. A medida que vayas dominando la práctica, hay otros estímulos en los que centrarse aparte de la respiración, como pueden ser otras sensaciones corporales, sonidos ambientales, etc.

Cuanto más entrenes y domines la práctica del mindfulness, mejor será tu capacidad para vivir en el presente, mejorando notablemente tu ansiedad hacia el futuro. No olvides que la ansiedad es un problema multifactorial y no se soluciona simplemente con mindfulness, esto es simplemente una herramienta más que puede contribuir a tu bienestar.

“Israel Mallart, psicologo.” israelmallart@gmail.com

Visita il nostro Magazine

LASCIA UN COMMENTO

Per favore inserisci il tuo commento!
Per favore inserisci il tuo nome qui

+ 13 = 21