Tenerife, el pueblo adejero reiteró su compromiso con las tradiciones celebrando San Sebastián

0

Durante la mañana de sábado, 20 de enero ha tenido lugar una de las celebraciones más antiguas de la isla, San Sebastián, festividad que data del sigloXVIII en un lugar de culto previo a la Conquista y, con el pasar del tiempo, se ha ido adaptando a las nuevas costumbres.

A esta improrrogable cita asistieron miles de personas que se congregaron en La Caleta para asistir tanto a la ceremonia litúrgica como a la bendición de animales que se realizó tras la procesión por la entrañable playa de La Enramada.

Historia de la Fiesta a San Sebastián en Adeje

La historia de la fiesta a San Sebastián en Adeje se inició en los primeros años del siglo XVIII en un lugar de culto previo a la Conquista y, con el devenir de los años, ha ido evolucionando conjuntamente con los cambios sociales y del propio entorno donde se celebra.

Desde el principio ha sido una fiesta relacionada con el mundo del campo. Muchas personas campesinas y ganaderas, no sólo de Adeje sino de todo el sur e incluso de la Isla fueron sumándose a esta fiesta y haciéndola suya.

La venerada talla de San Sebastián adejera, que fue traída al municipio por solicitud del párroco Eulogio Gutiérrez Estévez (1851-1917), natural de Icod de los Vinos y que estuvo 17 años en Adeje, cumple este año 2016 cien años de historia. A esta imagen le atribuyen numerosos milagros. Todavía hoy, muchas son las personas que recurren al San Sebastián de Adeje con la esperanza de una rápida curación de sus dolencias o para solicitar algún favor o cumplir con la promesa.

Asimismo, uno de los hechos relevantes esta fiesta se vivió el 20 de enero de1916, al ser trasladada en procesión desde la Parroquia de Adeje hasta la ermita de SanSebastián la nueva imagen de este Santo, elaborada en la casa Bririllo de Valencia; al llegar a la costa se celebró la Santa Misa, como informó en Gaceta de Tenerife “Un adejero divertido”, el 29 de dicho mes: “acabado este piadoso movimiento que duró cerca de dos horas se cantó la letanía y a continuación la Misa dicha por el párroco Eulogio Gutiérrez Estévez alma de la fiesta por el celo desplegado en la traída de la preciosa escultura del Santo y en el agrandamiento de su Capilla. Luego se organizó la procesión hasta la orilla del mar, seguida de una abundante comida y una cabalgata con más de cien camellos y bestias de carga. Asistieron a los actos más de 2.000 personas”.

{loadposition adsense_articoli}

Visita il nostro Magazine

LASCIA UN COMMENTO

Per favore inserisci il tuo commento!
Per favore inserisci il tuo nome qui

8 + = 14