¿Conoces el Síndrome del Mirador de Vidrieras? Nada relacionado con los compradores compulsivos

0

¿Conoces el Síndrome del Mirador de Vidrieras? Nada relacionado con los compradores compulsivos

No, no nos vamos referir a nada relacionado con los compradores compulsivos. El tema es otro. Caminar, sentir un dolor intenso en las piernas, detenerse y “disimularlo” mirando vidrieras.

Esta es una situación que pueden vivir aquellos que sufren claudicación intermitente -también llamada “síndrome del mirador de vidrieras” o “síndrome de escaparate”-, el principal síntoma de la enfermedad arterial periférica (EAP), que afecta con más frecuencia a personas mayores de 50 años y la sufren más de la mitad de los mayores de 65. Es el efecto que el depósito de placas de ateroma en los vasos sanguíneos ocasionando su estrechamiento y obstrucción.

Las personas que padecen el síndrome del escaparate presentan un dolor intenso en las piernas al caminar cortas distancias por lo que necesitan detenerse cada poco tiempo para recuperarse, como por ejemplo, simular que miran un escaparate para que el dolor desaparezca. En España,un elevado porcentaje de la población, sobre todo hombres, de más de 65 años con hábito de fumar y otros factores de riesgo cardiovascular como hipertensión y hipercolesterolemia padecen esta patología, que es progresiva y por desgracia muchas ocasiones sólo es diagnosticado en su fase final cuando se presenta como dolor de reposo o gangrena en las piernas. También aqueja a fumadores y diabéticos.

Los síntomas incluyen los siguientes: — Dolor, malestar o cansancio en los músculos cada vez que los mueves. — Dolor en las pantorrillas, muslos, glúteos, caderas o pies. — Con menos frecuencia, dolor en los hombros, bíceps y antebrazos. — Dolor que mejora poco después de descansar.

La claudicación se considera generalmente una advertencia de ateroesclerosis significativa, lo que indica un mayor riesgo de ataque cardíaco o accidente cerebrovascular. Otras complicaciones de la enfermedad de la arteria periférica debido a la ateroesclerosis incluyen las siguientes: — Lesiones de la piel que no se curan. — Muerte de los tejidos musculares y de la piel (gangrena). –Amputación de una extremidad.

La mejor manera de prevenir la claudicación es mantener un estilo de vida saludable y controlar ciertas afecciones médicas.

Esto significa lo siguiente: — Lleva una alimentación equilibrada y saludable. — Haz ejercicio con regularidad, mantén un peso saludable. — Si tienes diabetes, mantén bajo control la glucosa en la sangre con tratamiento adecuado y vigilancia periódica en consulta. — Controla el colesterol y la presión arterial con tratamiento oportuno y chequeo periódico. — Deja de fumar si lo haces.

Centro Medico Capozzo

Visita il nostro Magazine

LASCIA UN COMMENTO

Per favore inserisci il tuo commento!
Per favore inserisci il tuo nome qui