¿Qué alimento tienes en el cerebro? La trampa del placer de los alimentos

0
68

¿Qué alimento tienes en el cerebro? La trampa del placer de los alimentos

Todos los seres biológicos están sujetos a condicionamientos y / o adaptaciones ambientales. El ser humano es la especie más sujeta al condicionamiento y, a través de éstos, a su total control.

Definitivamente el condicionamiento más poderoso para los seres humanos es representado por la comida. Por otro lado, las primeras necesidades biológicas para vivir son los alimentos y el agua.

La primera sustancia acondicionadora para el cerebro humano precisamente es el azúcar y es el primer alimento que se coloca en la boca del recién nacido después de la leche materna (a menudo incluso antes).

La investigación sobre los efectos del azúcar en el cerebro se ha realizado durante muchos años, pero es precisamente en los últimos años que la investigación finalmente ha determinado a través de qué mecanismos el azúcar afecta nuestra conducta alimentaria.

Durante varios años, los médicos y nutricionistas se han centrado en la causa de la obesidad, temiendo la posibilidad de que la misma pudiera cambiar el sentido del gusto e inducir a las personas a comer más para satisfacer o amenizar su “hambre”.

Ahora la respuesta a todo esto ha llegado. Este importante descubrimiento proviene de la Universidad de Michigan en Ann Arbor del Departamento de Biología Molecular Celular y Evolutiva y más específicamente del laboratorio Nutri Epigenética dirigido por la Dra. Monica Dus. https://sites.lsa.umich.edu/dus-lab/

Comer azúcar y grasa hace que nuestro cerebro libere una sustancia llamada DOPAMINA que, entre las muchas cosas que hace, también es responsable de “activar” el sentido de satisfacción de lo que hacemos, en este caso comer, además de controlar el sentido de saciedad, hambre, etc. Esto significa que cuanto más comemos azúcares, más nuestros circuitos cerebrales se vuelven adictos al azúcar y nos llevan a comer cada vez más para encontrar satisfacción y, por lo tanto, entra en juego la obesidad. Estos experimentos se han realizado con drosófilas (moscas de la fruta) que tienen mecanismos cerebrales del gusto similares a los humanos.

Cuando el equipo repitió las pruebas con edulcorantes (falsos azúcares que se usan en “bebidas light” y en todos los alimentos light y / o dietéticos), el condicionamiento de las moscas por el dulce se mantuvo sin cambios. Por otro lado, cuando los receptores del sabor de los insectos han sido manipulados para que perdieran sensibilidad al dulce, las drosófilas ya no comían compulsivamente, a pesar de la exposición a los azúcares.

Esta es la razón por la que comer alimentos “dietéticos” producidos con “azúcares falsos” no ayuda en absoluto a perder peso, además de ser peligroso para nuestra salud.

Este importante descubrimiento también explica por qué es tan difícil para una persona obesa perder peso cambiando la dieta; es precisamente la sensación de satisfacción por el alimento que la persona obesa tiene dificultad para encontrar nuevamente.

 

La trampa del placer de los alimentos

Zona de placer de los alimentos

Área de aumento de la satisfacción

Área de satisfacción normal

Área de descenso de la satisfacción

Comida saludable

Comida basura

Etapas 1/2/3/4/5

Para hacer una idea, podemos observar en este gráfico desarrollado en la Universidad de Cornell durante mis estudios en “Plant Based Nutrition”.

Cada área de satisfacción tiene un límite de “placer”.

Una persona que come alimentos saludables (etapa 1) experimenta el placer de lo que come dentro de un límite de satisfacción. Si esta persona comienza a comer alimentos muy sabrosos, en particular con mezclas de azúcares, grasas, sal, glutamatos, grasas hidrogenadas, esta mezcla estimula la producción de dopamina de manera “violenta”, que en la fase inicial estimula el sentido del placer (etapa 2). La persona continúa comiendo y con el tiempo la producción de dopamina disminuye y, en consecuencia, también la sensación de placer y satisfacción (etapa 3). Como resultado de esto, la persona comienza a comer este tipo de comida basura en mayor cantidad para mantener un nivel de dopamina que satisfaga el placer y la satisfacción. Con el tiempo, este placer ya no brinda esa satisfacción intensa, pero la persona continúa comiendo, empeorando cada vez más la condición de obesidad y salud.

Si en este punto la persona desea cambiar a una dieta saludable, entra inmediatamente en la etapa 4, es decir, la ausencia de placer por la comida y, por lo tanto, la ausencia de satisfacción. Esta es precisamente la etapa de cambio en la que las personas se rinden a la dieta, especialmente si fluctúan para introducir nuevamente la comida basura que podría darles picos de estimulación de dopamina y, por lo tanto, de placer y satisfacción. Sin embargo, si la persona es capaz de resistir y reacondicionar el sistema a un nivel normal (etapa 5), ​​después de un tiempo podrá apreciar la comida saludable nuevamente y estimular el placer y la satisfacción dentro del área normal. . La recuperación de la salud y el peso será un factor muy gratificante y motivador.

Es precisamente en el manejo de la transición de la etapa 3 a la etapa 5, que se restaura la percepción normal de los alimentos, donde el agua juega un papel muy importante.

Beber mucha agua ayuda a mantener las paredes del estómago relajadas y, por lo tanto, ayuda a mantener una sensación de saciedad.

Además, el agua que no tiene un sabor dominante ayuda a “borrar” los recuerdos de sabores fuertes y condicionantes. Esta es también una fase en la que se pueden eliminar muchas toxinas del cuerpo a través de una hidratación adecuada.

Si existiera la posibilidad de usar agua bioactiva, ionizada y alcalina, la misma ayudaría a eliminar los radicales libres producidos de manera más efectiva, así como a aumentar la acumulación de tampones alcalinos al estimular la producción de bicarbonatos a nivel del estómago.

Si es importante beber siempre agua en abundancia, es esencial hacerlo durante los cambios de alimentos y para restaurar el peso corporal adecuado.

Señalamos que con AGUA nos referimos a agua natural sin gas y no a refrescos azucarados de cualquier tipo.

Este modelo de condicionamiento puede encontrar aplicaciones en muchas otras situaciones más o menos severas como las del tabaco, del alcohol o de la adicción tóxica.

Debe considerarse que estos mecanismos implican modificaciones de los marcadores epigenéticos (control de la expresión génica), por lo que estos condicionamientos pueden pasar a la progenie hasta la tercera generación.

Dr. Ivan Dus, MD, PhD, DDS

ivan-dus-tenerife-acqua.png

LASCIA UN COMMENTO

Per favore inserisci il tuo commento!
Per favore inserisci il tuo nome qui

59 − 55 =