Testigo – El Muro de Berlin: impresiones desde el este

0
83

Testigo – El Muro de Berlin: impresiones desde el este

Hace treinta años dejò de existir un muro que significaba una separación pensada para hacer una “realidad” separada de la realidad. En el momento de la caida del muro de Berlin , en el año 1989, la URSS terminaba su ciclo vital como un sistema, aunque pocos lo entendian y otros muchos no lo querian entender.

Un sistema que consiguió “liberar la tierra” de un exceso de más o menos 60 millones de personas, número desconocido por completo en el resto del mundo. Número que se considerò necesario para poner en marcha y mantener el “sistema” bajo control.

Se terminaba una época. Recuerdo que la dirigencia de la URSS hablaba de una “nueva posibilidad” de construir una nueva sociedad que llamarian en sus directivas “socialismo con el rostro humano”. Como si fuera posible crear un lobo que fuese vegetariano. Pero todos nosotros que eramos participes de la idea queriamos creer.

Las esperanzas de ser libres acaparaban muchas mentes. No a todas, por cierto. Muchas otras mentes prefirieron caer en el coma pretendiendo fingir que no veian lo que sucedia… Y lo que estaba sucediendo era “Good bye Lenin” . Un doloroso proceso en el cual se destapaba la olla de la gran mentira y de la gran violencia. La tremenda violencia – en pos de la felicidad de todo el mundo. Yo deberia poner esta palabra entre comillas. “La felicidad”.

Consentir ese cambio significaba casi traicionar toda tu vida. Y esta prueba no era para todos. Entre las discusiones y vivencias pasaron los años de la transición, los ‘90 cuando los ciudadanos sovieticos que querian ser libres lo intentaron, y los que no querian – insistieron en no serlo también. Persisten las discusiones y los malentendidos y nunca habrà un consenso sobre si tienen razón o no tienen razón los defensores de distintos puntos de vista sobre aquello que es la vida misma.

Y bien, ojalá que asi sea. Porque a la vida misma … le importa tres pepinos lo que piensan de ella los egocéntricos seres humanos que ni siquiera saben si mañana se despiertan con vida.

Viktor

© Riproduzione riservata

LASCIA UN COMMENTO

Per favore inserisci il tuo commento!
Per favore inserisci il tuo nome qui

14 − 13 =